Entendiendo la complejidad: La matriz de Stacey

La matriz de Stacey es un mapa visual para entender los distintos caminos y conceptos de los sistemas complejos y analizar la complejidad de los mismos; está basada en el trabajo de Ralph Douglas Stacey y habitualmente su representación difiere de su trabajo original sobre los sistemas adaptativos y la teoría del caos.

Como cualquier representación visual de un concepto complejo, deja muchas variables fuera, sin embargo puede servir como guía ofreciendo un método para seleccionar las acciones de management más apropiadas en un sistema complejo adaptativo basado en el grado de certeza y el nivel de acuerdo en torno al tema en cuestión.

El arte de la gestión y el liderazgo es tener una lista de técnicas y ser consciente de cuando y cómo usarlas. Ralph Stacey propuso una matriz para ayudar en esta tarea mediante la identificación de decisiones de gestión en dos dimensiones: el grado de certeza y el nivel de acuerdo.

El nivel de incertidumbre y la complejidad

Según esta matriz, el nivel de incertidumbre es un continuo sobre el que nos movemos a la hora de tratar sobre determinados temas.

Alto nivel de certidumbre: Hay temas o decisiones están más cercanas a la certeza cuando existe causalidad: es decir, se puede determinar causa y efecto. Este es normalmente el caso cuando un tema similar o una decisión sobre el tema se ha tomado anteriormente. Se puede extrapolar la experiencia para predecir el resultado de una acción con un cierto grado de certeza.

Alto nivel de incertidumbre: En el lado opuesto del continuo de la certeza existen situaciones inciertas. Estas situaciones son normalmente únicas o es la primera vez que se dan para aquellos que tienen que tomar una decisión al respecto. Las causas y efectos no están claras. Extrapolar desde la experiencia anterior no es el mejor método para predecir resultados en este rango.

El nivel de acuerdo y la complejidad

En el eje vertical se mide el nivel de acuerdo sobre un tema o decisión dentro de un grupo, equipo u organización. Como se podría esperar, la función de gestión o liderazgo varía dependiendo del nivel de acuerdo sobre un tema.

Hay un área muy amplia en este diagrama entre la región de la anarquía y las regiones de la gestión tradicional. Stacey llama a este amplio centro la zona de la complejidad -otros lo llaman la frontera del caos-. En la zona de complejidad, los enfoques de gestión tradicional no son muy efectivos, sino que es una zona que llama a la creatividad, innovación y romper con el pasado para crear nuevas formas de operar.

Decisiones racionales

Gran parte de la teoría y literatura sobre gestión se dirige a la región de la matriz de stacey que está próxima a la certeza y al acuerdo sobre lo que se quiere conseguir. En esta región, utilizamos técnicas que recogen información del pasado y la utilizamos para predecir el futuro. Planificamos rutas específicas de acción para conseguir resultados y monitorear el comportamiento real, comparándolo con esos planes. Esta forma de gestión es más que adecuada para temas y decisiones que se enmarcan en este área. El objetivo es repetir lo que funciona para mejorar la efectividad y la eficiencia.

Decisiones políticas

Al contrario de lo que parece intuitivo, las decisiones han de estar dictadas por el entorno en el que nos movemos.

Algunos temas tienen un bajo grado de incertidumbre sobre como los resultados se crean pero altos niveles de desacuerdo sobre qué resultados son deseables. Ni los planes ni las declaraciones de misión parece que vayan a funcionar en este contexto. En lugar de eso, la política es lo más importante. Construir coaliciones, negociar y llegar a compromisos son las herramientas que se usan para crear la agenda y dirección de la organización.

Toma de decisiones crítica

Otro temas tienen un gran nivel de acuerdo sobre los resultados esperados pero un alto grado de incertidumbre sobre cuales son las causas que llevan a conseguir los efectos deseados. En estos casos, monitorear contra un plan establecido no funciona. Un fuerte sentimiento de misión o visión compartidos puede ser un buen sustituto para un plan en estos casos. Las comparaciones no se hacen contra los planes, sino contra la visión y la misión de la organización. En este región, el objetivo es caminar hacia un estado futuro aunque los caminos exactos no pueden decidirse de antemano.

Caos

Aquellas situaciones donde hay niveles muy altos de incertidumbre y desacuerdo, normalmente dan como resultado un estado de desorganización y anarquía. Los métodos tradicionales de planning, vision y negociación son insuficientes en estos contextos. Una estrategia personal para lidiar con estos contexto es simplemente evitarlos -evitar aquellos temas que tienen un alto grado de duda y donde no hay mucho desacuerdo-. Aunque esto puede ser una estrategia de protección en el corto plazo, es desastrosa en el largo plazo, como muestra el último informe CHAOS de Standish. Las organizaciones deben evitar a toda costa esta región.

La región de la complejidad

Hay un gran área en este diagrama que yace entre la región de la anarquía y las regiones de enfoques de gestión tradicional. Stacey lo llama el gran centro en la zona de la complejidad -otros lo llaman la frontera del caos-. En la zona de complejidad, éstos enfoques tradicionales no son muy efectivos, sino que es la zona de una alta creatividad, innovación y romper con el pasado para crear nuevas formas de operar. En gestión, gastamos una gran cantidad de nuestro tiempo enseñando como gestionar en las áreas (1), (2) y (3). En estas regiones, podemos presentar modelos que se basan en experiencias pasadas y por tanto pueden utilizarse para predecir el futuro. Este es el sello de calidad científico en el modo tradicional.

Sin embargo, hay que reforzar el mensaje de que los managers y líderes de las organizaciones necesitan una diversidad de herramientas para lidiar con la diversidad de los contextos, que en muchas ocasiones, son únicos, este es el caso de uso para las metodologías ágiles de desarrollo de software, como Scrum, y donde los modelos tradicionales de Management no encajan.

La matriz de Stacey hace honores a lo que ya sabemos sobre gestión organizacional, pero también nos invita a movernos con más confianza en algunas de las áreas que entendemos intuitivamente pero vacilamos en aceptar porque no parecen ‘sólidas’.

Debate

0 comentarios